Después  de ser galardonada por la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York (Premios ACE), la actriz Lumy Lizardo trae nuevamente al país la obra teatral Sexualmente hablando con la que abrió una temporada de presentaciones en Studio Theater de Plaza Acrópolis.

En Nueva York agotó una temporada en la que además de las distinciones para la producción y para ella, recibieron el aplauso de la comunidad dominicana y de otras nacionalidades de habla hispana.

“Vamos a celebrar ese reconocimiento con una reposición a la que aspiramos que vaya el público que no pudo verla cuando la estrenamos hace dos años. Es una temporada que vamos a realizar los jueves y sábados en este nuevo escenario”, contó Lumy Lizardo.

La obra del dramaturgo argentino Santiago Serrano, adaptada y dirigida por Joyce Roy, cuenta con las actuaciones estelares de Ernesto Báez y Solanyi Muriel.

Sexualmente hablando es una historia que mezcla el drama y el humor. Muestra a una mujer que tiene un vacío existencial el cual pretende llenar con la vanidad y pensando que todo en la vida es sexo.

Experiencia en NY

“En Manhattan tuvimos la oportunidad de contar con un público diverso que nos fue a ver. De hecho eso tuvo mucho que ver para la valoración que nos hicieron los Premios ACE. Como productora fue un riesgo llevarla a Nueva York… tenía miedo a fracasar, a que no me apoyaran, pero desde que comenzamos la gente estuvo ahí”, recordó.

Apoya a teatristas

Cuando se le pidió su opinión de los reclamos de los teatristas ante el Ministerio de Cultura en lo relativo a sus condiciones de trabajo, no lo pensó dos veces para expresar que apoya las protestas. “Me preocupa bastante el desamparo que se está viendo en el teatro, la danza. En cambio otras cosas que no suman nada reciben apoyo de esta sociedad. El teatro y la danza educan, te dan la oportunidad de disfrutar del arte, y es triste que estén desamparados. Soy artista y me uno a ellos”.

El cine y teatro

Lumy no tiene en su agenda volver a la televisión a menos que reciba una propuesta viable. Mientras seguirá apostando al teatro y al cine. De hecho, tuvo una actuación en la película Rubirosa en la que se metió en la piel de María Martínez.

“Fue un reto, vencí los miedos en esa película. Pero además estoy enfocada en hacer otros proyectos cinematográficos”.

El musical La Familia Adams que fue reconocido por Acroarte recientemente, fue para Lumy una oportunidad para seguir creciendo. “Nunca había participado en un musical completo, pero eso me dio la oportunidad de desarrollarme. Hacer el personaje de Morticia fue extraordinario”.

Paso por la escena

Veintisiete años lleva Lumy en la brega artística. Sus inicios se remontan a su desempeño como Corporette en el popular programa de televisión Sábado de Corporán que conducía Rafael Corporán de los Santos.

Cuando mira sobre sus pasos, ve perseverancia. “Veo que sí se puede. Aposté a mí y esa es la vida, hay que apostar a uno. Fui madurando en el tiempo. Varias veces intenté tirar la toalla, pero todo pasa en la vida cuando tú lo permites, lo que se escapa de tus manos debes enfrentarlo con inteligencia”.

El acoso

El acoso sexual es un tema que ha acaparado la atención internacional. En el tiempo que lleva trabajando en la industria, aseguró que también fue una víctima.

“Bueno, podría decirte sin que se escuche como fuerte o feo que sí, pero he sabido manejarlo. Por eso creo que me he encontrado con muchos problemitas, porque en la vida de una mujer suceden las cosas que uno quiere que pasen. Si tengo que perder por no ceder, yo pierdo. No cedo y sigo luchando por otro lado, porque si una puerta se abre con una condición que a ti no te interesa, entonces tocas otras. Yo toqué todas las puertas cuando iba a hacer mi programa de televisión hasta que llegué a Telecentro. Allí el director en ese momento, Nelson Guillén, aprobó mi ingreso al programa de Don Guillermo y luego hice mi programa allí”, dijo.

Lumy Lizardo lamentó que en el país se sigan cometiendo acciones violentas contra las mujeres, lo que atribuyó a la falta de educación. “Lamentablemente la educación es fundamental para contribuir a una mejor sociedad, eso contribuiría positivamente a la erradicación de la violencia de género”.

Fuente: Externa