Los abogados de Marlon Martínez no pudieron rebatir ayer en el tribunal que el joven de 20 años cometió un delito, y mientras presentaron sus alegatos finales en el juicio, defendieron la tesis de que el imputado no planificó un asesinato contra Emely Peguero, e insistieron en que fue un hecho que derivó en un homicidio involuntario.

En ese sentido propusieron al tribunal que acoja ese cambio en la acusación del Ministerio Público y que en consecuencia solo le impongan la pena de 5 años de prisión en la fortaleza de Salcedo. Pero que si por el contrario aceptan la acusación del Ministerio Público, que sea tipificada como homicidio voluntario y le impongan la pena de 10 años, aun cuando el código establece 30 años.

En cuanto a la indemnización económica de 20 millones de pesos por daños a la familia, los abogados de Marlon solicitaron al tribunal, rechazarla y en vez de esto imponer solo el pago de tres millones de pesos.

Los defensores aseguran que el Ministerio Público ocultó pruebas como un supuesto colchón con sangre que descubrieron durante allanamientos en el lugar de los hechos y no presentó ningún objeto con el que supuestamente fue golpeada Emely Peguero en la cabeza. Afirman que la supuesta acción de los fiscales fue para justificar el presunto asesinato en su acusación, en vez de acusar por aborto.

También aseguran que los fiscales hicieron una mala investigación, y que incluso no ocurrieron los supuestos actos de barbarie y tortura, que dice el órgano acusador del Estado. Justifican que los peritos dijeron que la muerte fue rápida y que con ese solo hecho, esa acusación también se cae.