A pesar de los esfuerzos de concientización sobre los daños que produce el cigarrillo, cada vez más jóvenes fuman, exponiéndose a riesgos en su salud y hasta a la aparición de cáncer de pulmón.

A mayor cantidad de cigarrillos diarios que fume y cuanto más joven se comienza a fumar, mayor será el riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón.

Los adolescentes fumadores ya tendrán obstrucción leve de las vías aéreas y una disminución del crecimiento de la función pulmonar.

Se estima además que el 80 por ciento de las muertes por este padecimiento se deben a este hábito o a recibir humo de cigarrillo de manera pasiva.

En el año 2030 se espera que ocurran más de 400 mil muertes por cáncer de pulmón en Las Américas, lo que representa casi el doble de las estadísticas actuales.