Alemania obtuvo el jueves el derecho para organizar la Eurocopa de fútbol en 2024 al vencer a Turquía tras una campaña marcada con tintes políticos.

Después del exitoso Mundial que albergó en 2006, Alemania era amplia favorita y ganó 12-4 en la votación del comité ejecutivo de la UEFA. Se produjo una abstención.

Turquía salió derrotada por cuarta vez en un intento por conseguir la sede del máximo torneo de selecciones de Europa.

También perdió cuando presentó candidaturas para los torneos de 2008, 2012 y 2016. Esta fue la primera vez en la que UEFA incluyó la situación de los derechos humanos como parte del proceso.

“Cada decisión democrática es la decisión correcta”, declaró el presidente de la UEFA Aleksander Ceferin, considerado como un cercano aliado del presidente de la federación alemana Reinhard Grindel como colegas europeos en el Consejo de la FIFA.