Al final, fue Internet. El FBI y la policía de Sacramento consiguieron poner nombre el miércoles a uno de los mayores violadores y asesinos en serie de la historia de Estados Unidos. Después de 42 años de búsqueda, con todas las pistas agotadas desde hacía décadas, los investigadores llegaron esa noche hasta un chalet de Citrus Heights, a las afueras de la capital de California, donde encontraron a Joseph James DeAngelo, el Violador de la Zona Este. Este jueves revelaron que la “aguja en un pajar”, como lo definió la fiscal, apareció gracias a una base de datos privada de perfiles de ADN.

La oficina de la Fiscal del Distrito confirmó a la prensa que los investigadores consiguieron finalmente reducir la lista de sospechosos gracias a un servicio privado online. El llamado East Side Rapist o Golden State Killer cometió sus crímenes entre 1976 y 1986, cuando no había grandes bases de datos de ADN de personas con antecedentes. De aquella época, los investigadores conservaban muestras genéticas del desconocido que violó a al menos 45 mujeres y cometió 12 asesinatos.

El viernes, Paul Holes, investigador retirado, confirmó al San Jose Merury Newsque fue él quien subió el perfil genético del violador a una base de datos abierta, accesible para todo el mundo, llamada GEDmatch.com. La empresa, basada en Florida, permite a cualquiera subir su perfil genético para compararlo con otros usuarios voluntarios de la plataforma.

Pasamontañas utilizados por el East Side Rapist, en una imagen del FBI.
 

La obtención del perfil genético es uno de los servicios de moda en Silicon Valley. Las empresas más conocidas, como 23andme.com, Ancestry.com y MyHeritage.com, negaron el jueves que la policía les haya pedido colaboración en el caso del Golden State Killer. Sus servicios son cerrados para sus usuarios. Sin embargo, hay bases de datos abiertas donde la gente puede buscar a sus familiares. GEDmatch es de las más populares y tiene unos 800.000 perfiles genéticos.

El ADN recogido hace más de tres décadas nunca había coincidido con ningún otro de las bases de datos policiales en estos años. Holes confirmó que subió el antiguo perfil genético sin nombre al servicio privado, donde la gente participa con la esperanza de encontrar los orígenes de su linaje o familiares lejanos, pero quizá no para que encuentren a sus familiares criminales. Ahí es donde empezaron a surgir árboles genealógicos que coincidían con las antiguas muestras del asesino.

GEDmatch.com confirmó el viernes la información a través de un comunicado. “Aunque no nos ha contactado la policía ni nadie sobre este caso, siempre ha sido la política de GEDmatch informar a los usuarios de que la base de datos puede servir para otros usos”, dice. “Si bien la base de datos fue creada para investigación genealógica, es importante que los que participan en GEDmatch entiendan los posibles usos de su ADN, incluyendo la identificación de familiares que hayan cometido crímenes o hayan sido víctimas de crímenes”.

Fuentes policiales citadas por Los Angeles Times afirman que la búsqueda llegó a reducirse hasta unas 100 personas con perfiles similares al Golden State Killer. Entre ellas, se fijaron en un hombre de 72 años: Joseph James DeAngelo. Aparte de tener una edad compatible con los crímenes, había vivido en todos los lugares donde se cometieron: Sacramento, la zona de la Bahía de San Francisco y el sur de Los Ángeles.

El miércoles, la fiscal Anne Marie Schubert incidió mucho en que la pista definitiva había llegado “en los últimos seis días”. Según los nuevos detalles conocidos, cuando los investigadores decidieron centrarse en DeAngelo empezaron a vigilar su casa. Así consiguieron una muestra de ADN directa del sospechoso, de algo que tiró a la basura. Esa primera muestra logró lo que no habían logrado varias generaciones de policías, poner un nombre al ADN del Golden State Killer. Aun así, decidieron buscar una segunda muestra para cerciorarse.

Los resultados definitivos del análisis llegaron el pasado lunes, informa The Sacramento Bee. El martes, se emitió la orden de detención. A las 2.30 de la madrugada del miércoles, uno de los mayores esperpentos del panteón de los horrores de Estados Unidos tenía por fin nombre: Joseph James DeAngelo.

Los primeros cargos contra DeAngelo van a ser los asesinatos de una pareja en Rancho Cordova, Sacramento, en 1978. Pero se espera que empiecen a llegar peticiones de cargos desde los otros tres condados donde cometió sus decenas de crímenes con los que aterrorizó California a finales de los 70. Aparecerá por primera vez ante un juez este viernes en Sacramento.

Fuente: Externa