Home Al Contado Así es como puedes evitar la cuesta de enero este año y...

Así es como puedes evitar la cuesta de enero este año y para siempre

54
0

Coloquialmente conocemos como CUESTA DE ENERO al conjunto de alzas de precios, tarifas y tasas que se aplican al inicio de cada año, y que afectan la capacidad adquisitiva de la población en general. 

Por lo regular se trata de los aumentos de precios en los productos y servicios fijados o regulados por el gobierno como el transporte público, los peajes, la electricidad, el gas, los impuestos y derechos.

Un punto medular, es que la reducción de la capacidad adquisitiva de las familias no es su único componente, pues se complementa justamente con “la cruda” provocada por el efecto del exceso en los tradicionales desembolsos en el consumo de las fiestas decembrinas. En este contexto, y una vez que estamos inmersos en esta fatídica situación, la mejor forma de enfrentarla es aplicando los siguientes pasos:

  • No caer en pánico ni en lamentaciones.
  • Elaborar un plan de austeridad, definiendo los gastos básicos e indispensables.
  • Comunicar e integrar a la familia en los planes de ahorro.
  • Realizar un diagnóstico de deudas; para identificar las de mayor costo y buscar reemplazarlas por otras más baratas, o que sean las primeras en liquidarse.
  • Procurar en lo posible no continuar endeudándonos.
  • Si se detecta que la principal causa que la está originando es derivada de la adquisición de un bien (auto, moto, etc.), evaluar la posibilidad de venderlo para subsanar nuestras finanzas.

Para que no se nos presente cíclicamente esta situación y cada inicio de año estemos padeciéndola, algunas medidas que pueden ser implementadas a lo largo del año, serían: 

  • Elaborar un presupuesto que nos permita estimar nuestros ingresos y gastos por semana, para determinar si estamos generando un excedente en nuestras finanzas o si por el contrario estamos en números rojos porque gastamos más de lo que ganamos.
  • Anotar religiosamente todos los gastos que realizamos al día, por mínimos que estos sean, nos sorprenderemos al descubrir en que se nos va nuestro dinero.
  • Cultivar la cultura de comparar precios de bienes y servicios.
  • Planear en que se utilizarán recursos excedentes que lleguemos a recibir por una fuente distinta a nuestro empleo habitual, por el aguinaldo o por un bono.  
  • Ser disciplinados en nuestras finanzas.
  • Establecer como regla ahorrar el 10% de nuestros ingresos.

Que nuestra meta sea invertir inteligentemente el margen de ahorro que generemos.

Como conclusión podemos advertir que el primer paso para evitar caer en tan temida CUESTA DE ENERO es la de hacernos conscientes de nuestros actos financieros durante todo el año, midiendo lo más razonadamente posible sus efectos e implicaciones; aprendiendo a utilizar inteligentemente el crédito, beneficiándonos de él y no al contrario; analizando cada oferta o promoción para aprovechar las que efectivamente lo sean, y, evitar  caer en tentaciones y excesos que pueden poner en serio riesgo nuestra tranquilidad patrimonial y financiera; establecer metas a corto plazo y cumplirlas, es la principal motivación para tener salud en nuestras finanzas y forjar un sólido patrimonio a largo plazo.