Respira lento, profundo. Inhala a través de tu nariz y exhala por la boca. Conforme sigues respirando profundamente, revisa cómo se siente tu cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Siente las sensaciones en tu cabeza, en tu cuello...