La pobreza mental empieza por el comportamiento. Es que, en psicología, el hábito es cualquier comportamiento repetido regularmente. Puede ser aprendido, más que innato; lo que quiere decir que nuestras costumbres influencian nuestro estado físico y emocional, además de...