Una voz alegre y cantarina suena a través del teléfono móvil de Ana Tejero. Es su madre, de 80 años, entonando Madrecita del alma querida, la canción que horas después Ana y su hermana Virginia tendrán grabada en la piel...