Las excarcelaciones de los considerados presos políticos en Venezuela cesaron el lunes luego de tres días de liberaciones en el marco de un proceso de pacificación anunciado por el Ejecutivo y cuestionado por la oposición, que llamó a retomar las protestas callejeras este viernes.

El presidente Nicolás Maduro, la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) -un suprapoder señalado de fraudulento- y los mediadores de este proceso de reconciliación no anunciaron este lunes ninguna medida de beneficio para los casi 400 “presos políticos” que siguen existiendo en el país según la oposición.

Lo que sí hizo Maduro fue decir que concedía el perdón al casi centenar de personas excarceladas en los últimos días dentro de un proceso que, opinó, “marcha en una dirección justa”, por lo que pidió “la compresión y el apoyo de todo el país”.

“Yo los perdono. Creo que el perdón es necesario para avanzar en un estado superior del espíritu nacional”, dijo el mandatario durante una reunión con las autoridades del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV) en Caracas.

Negó que se trate de presos políticos sino de “medidas de beneficio y libertad hacia los actores políticos involucrados en la violencia” y en hechos que, aseguró, buscaban derrocar la revolución bolivariana que lidera.

“A mi contrincante, al más violento de todos, al que salió a tirar piedras, al que salió con un chopo (fusil), al que llamó a derrocar el gobierno una y mil veces (…) y no lo logró porque aquí estoy como presidente, y como presidente le digo vamos a la política, vamos a la paz”, prosiguió.

El jefe del Estado señaló también que el 80 % de la población respalda el diálogo, la pacificación, la reconciliación y la reunificación por lo que su Gobierno está apostando en este sentido.

Pero, matizó, “si reinciden en la violencia, vuelven a la cárcel, otra vez la justicia se aplicaría”.

El director ejecutivo de la ONG Foro Penal, Alfredo Romero, que lidera la defensa de los llamados presos políticos aseguró que pese a los números superiores ofrecidos por el Gobierno apenas 39 de los excarcelados hasta ahora estaban dentro de sus listas.

Entretanto, la diputada y presidenta de la comisión de Política Interior del Parlamento, Delsa Solórzano, indicó que la cifra de venezolanos presos por razones políticas es superior a 400 luego de las excarcelaciones.

Con todo, el opositor Frente Amplio Venezuela Libre llamó hoy a los ciudadanos a organizarse para una segunda jornada de protesta y “agitación” el viernes contra los diversos problemas económicos y sociales que vive el país y para continuar presionando a un cambio de Gobierno.

“Queremos anunciar que este viernes tendremos la segunda jornada de agitación y protesta ¿de qué se trata esta segunda jornada? se trata de que nuestro pueblo organice las protestas que viene haciendo”, dijo el portavoz del Frente, Sergio Sánchez en rueda de prensa.

Indicó que aunque son conscientes de que los llamados de la oposición se enfrentan a un “desánimo” por parte la población, de lo que se trata ahora es “que las personas que protestan por el agua”, la luz, el transporte, la falta de comida y otros problemas, lo hagan “en términos de que es necesario” un cambio de Gobierno.

Este nuevo llamado es similar al ocurrido el pasado 27 de abril cuando diversos sectores se agruparon en pequeños grupos para denunciar los problemas sociales que atraviesa el país en medio de la severa crisis económica.

Para este nuevo llamado el Frente ha decido no revelar, de momento, los puntos de las protestas pues buscan evitar que “paramilitares” impidan las actividades y garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Por su parte, el también miembro del Frente, Víctor Márquez, se refirió a la excarcelaciones del fin de semana y señaló que fueron producto de la presión nacional e internacional que hay contra el Gobierno.

Asimismo, aseguró que la forma en que el Gobierno dio libertad “a un grupo de venezolanos, que no debían estar detenidos, puso en evidencia que efectivamente son presos políticos”.