Cinco errores comunes a la hora de comprar una vivienda

Comprar una casa es uno de los momentos en los que experimentaremos mayor estrés a lo largo de nuestra vida. Ser propietario por primera vez es un proceso que se afronta con ilusión al principio, pero que puede dejarnos exhaustos. Desde que comienza la búsqueda hasta que se firma la hipoteca nuestros nervios son puestos a prueba. De hecho, es fácil cometer algún error. En pisos.com destacan los cinco que se repiten con más frecuencia:

1. Si te gusta el piso, contacta. Has tomado la decisión, por lo que enseguida te conviertes en un usuario habitual de varios portales inmobiliarios. Sin embargo, no has establecido una rutina seria, sino que solo echas vistazos intermitentes sin involucrarte. Es así como se pierden las buenas oportunidades. Sé activo y suscribe alertas con los filtros que te encajen. Contacta siempre con los anunciantes de los pisos que te interesan o puedes perder la ocasión de tu vida.

2. Si no puedes pagarlo, olvídalo. Dejes realizar un ejercicio financiero realista, teniendo en cuenta tu capacidad de gasto mensual y tu ahorro disponible. Tampoco debes pasar por alto tu situación laboral. Si no es todo lo estable que cabría esperar, a lo mejor no es el momento adecuado de dar el paso. Con todos estos factores, fija un presupuesto y mantente firme sin romperlo. Si te endeudas más de lo debido, acabarás arrepintiéndote.

3. Si requiere reformas, medítalo. En el mercado, existen viviendas de segunda mano bien ubicadas con un precio de venta atractivo. La mala noticia es que su estado de conservación no es el más adecuado, impidiendo que entres a vivir nada más recibir las llaves. Las obras son tediosas y, en función de su magnitud, más o menos costosas. Valora la actualización que tendrás que poner en marcha en el piso que te gusta con el fin de ver si vale la pena.

4. Si tienes dudas, pregúntalas. Para que no se quede nada en el tintero, apunta previamente todas las cuestiones que te rondan la cabeza. Recaba información sobre deudas pendientes tanto del vendedor como de la comunidad de propietarios. Interésate por aquello que no se ve, como la fontanería o el sistema eléctrico. No dudes en preguntar acerca de la vida en el barrio, los horarios comerciales, el ocio nocturno, los vecinos… Todo lo necesario para hacer una radiografía completa.

5 Si necesitas asesoramiento, pídelo. Un agente inmobiliario te ayudará a delimitar tu búsqueda conforme a tus intereses de localización y precio. Además, te ofrecerá las respuestas que buscas respecto al marco legal que rodea la compraventa. Estos profesionales colocan a sus clientes en el centro del proceso, y siempre te brindarán la mejor opción.

 

Con información de ABC.es