La clase media: ¿Qué es? ¿Cómo se puede identificar? ¿Se considera usted ser parte de este estrato económico? ¿Cómo lo sabe? ¿Qué le dicen los demás cuando tratan el tema? ¿Confía usted en las estadísticas que ofrecen las entidades oficiales al respecto? ¿Relaciona el término con condiciones básicas para vivir o le agrega algo de holgura? ¿Ha escuchado los conceptos “clase media baja” y “clase media alta”? Son muchas preguntas sobre un mismo tema.

Más allá de las teorías y definiciones que dan los organismos internacionales, como el Banco Mundial (BM), la clase media se identifica, básicamente, por las siguientes características: hombre o mujer con capacidad para suplir sus necesidades básica de alimentación, transporte, salud, vivienda y diversión. Pero hay una variable que siempre está presente entre aquellos que son de clase media: deuda.

Los hechos hablan por sí solos. Parte de los bienes de que dispone una familia de clase media son financiados, tales como vivienda, vehículo, muebles y, en muchas ocasiones, los estudios de los hijos. El crédito, comprometiendo muchas veces más de la mitad de sus ingresos fijos, es la única vía disponible para acceder a comodidades propias de un estrato social que no se considera pobre, porque realmente no lo es, pero tampoco puede ser calificado como rico porque tampoco alcanza el estatus.

La educación, es decir, acceder a un título universitario y otros conocimientos superiores, tales como maestrías o doctorados, abren la posibilidad de salir no sólo de la pobreza o la clase media, sino que ayuda a entrar en un escalafón de mayor nivel adquisitivo. Tener dinero suficiente para comprar comida y pagar los principales servicios (salud, educación, telecomunicaciones, transporte) no significa que se está en la clase media. Esto sería dimensionar o circunscribirse sólo a la parte económica.

Lo que sí resulta difícil es encontrar a alguien que esté en el estrato socioeconómico de clase media sin deuda. Sucede que siempre acude al financiamiento, y no bien termina de pagar el préstamo, para lo que sea, está pensando en el próximo. ¿Quiere decir esto que vive una vida hipotecada? Posiblemente si.

Información: eldinero.com.do