Home Zoom Global Crece la tensión en Hong Kong y China moviliza convoyes militares

Crece la tensión en Hong Kong y China moviliza convoyes militares

83
0

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó este martes su preocupación por la represión de las manifestaciones prodemocracia en Hong Kong y reclamó una “investigación imparcial” en la ex colonia británica.

Bachelet “condena cualquier forma de violencia y exige a las autoridades hongkonesas abrir una investigación rápida, independiente e imparcial” sobre el comportamiento de las fuerzas de seguridad, indicó su portavoz Rupert Colville durante una rueda de prensa en Ginebra.

Resultado de imagen para Michelle Bachelet onu

La declaración coincidió con la publicación de vídeos que muestran el despliegue de convoyes militares y transporte de tropas hacia Shenzhen, una localidad china ubicada a pocos kilómetros de Hong Kong.

Según el Global Times, los movimientos de los vehículos apuntarían a un ejercicio a gran escala, similar al realizado días atrás como ensayo de maniobras represivas.

Ayer, el gobierno central chino dijo ver “signos de terrorismo” en el movimiento de protesta en esta región semiautónoma. A su vez, la agencia oficial Xinhua denunció este martes a “radicales violentos” que ponen a Hong Kong al borde de un “abismo”, advirtiendo contra contra toda concesión a los manifestantes.

Bachelet agregó que el derecho a la libertad de expresión y a la concentración pacífica, así como el derecho a participar en los asuntos públicos, están reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la Ley Fundamental que rige Hong Kong.

El movimiento de protesta, inició en junio contra un proyecto de ley hongkonés para autorizar las extradiciones hacia China, ha extendido sus reivindicaciones para denunciar un deterioro de las libertades y las injerencias de Beijing en los asuntos internos.

El gobierno Chino advirtió la semana pasada que “quien juega con fuego muere quemado”, aseveró que una “minoría minúscula” es un “grave desafío a la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong”.