Pese a todos los consejos y la extensa información sobre los beneficios de tener una vida activa, todavía hay algunos que optan por llevar una vida sedentaria sin realizar ningún tipo de ejercicio. ¿A qué se debe esa falta de ganas y cómo podemos cambiarla?

Uno de cada cuatro adultos y el 80 por ciento de la población adolescente no realiza suficiente actividad física, según datos recientes ofrecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Según investigaciones, el principal obstáculo para mover nuestro cuerpo está en nuestro cerebro.

Aunque una persona tenga la intención de hacer ejercicio, su cerebro rechaza la actividad física de manera inconsciente.

Esa desgana conlleva a que la falta de ejercicio sea uno de los principales factores de riesgo de muerte en el mundo y es clave en la aparición de problemas cardiovasculares, de cáncer y diabetes.

La Organización Mundial de la Salud, recomienda a la población realizar al menos 30 minutos de ejercicio todos los días para optimizar y mejorar nuestro estado de salud.