Dominicanos residentes en esta ciudad se muestran esperanzados en que se cumpla el propósito del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ante las intenciones del presidente Donald Trump de querer negar, a través de una orden ejecutiva, el derecho a la ciudadanía estadounidense a los bebés de padres indocumentados nacidos en Estados Unidos.

 Ryan sostiene que Trump no puede negar el derecho a la ciudadanía a los bebés nacidos en Estados Unidos, aun siendo sus padres indocumentados.

 El alto funcionario legislativo republicano, quien ha venido apoyando a Trump en todas sus medidas contra los inmigrantes, sostiene que eso implicaría un proceso constitucional muy, pero muy largo en modificar la Enmienda 14 de la Constitución”, que establece “Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos estadounidenses y del Estado en el que residen”.

 A decenas de quisqueyanos residentes en El Bronx, Alto Manhattan, Queens y Brooklyn se le cuestionó sobre los nuevos propósitos del mandatario estadounidense y sus respuestas fueron variadas, pero coincidente en que violaría la Constitución y que dentro de su xenofobia Trump quiere violarla y justificar lo injustificable.