Beber alcohol con el estómago tiene efectos peligrosos para tu organismo. Para Victoria Osborne, profesora de la University of Missouri-Columbia, privar el cerebro de nutrientes mientras tomas puede alterar la capacidad cognitiva.

El estómago absorbe la mayor parte del alcohol que bebes, razón por la que comer alimentos con grasa disminuye la posibilidad de llegar a un estado de ebriedad; siempre que la ingesta no sea excesiva”, así lo indica un análisis de la NIHSeniorHealth.

Beber alcohol con el estómago vacío incrementa la tasa de intoxicación, además su nivel etílico en la sangre es superior al de las personas que ingieren alimentos antes del consumo de este líquido”, así lo destaca un estudio elaborado por Harris B. Stratyner, profesor de siquiatría de Monte Sinai Medical Center.

¿La opción? Dejar de beber o reducir su consumo, ya que de acuerdo a Pamela M. Peeke, especialista médica y autora de The hunger fix, al beber tu cuerpo entra en un “receso”, por lo menos en lo que respecta al metabolismo. Para eliminar el alcohol que va ingresando a tu sistema, suspende la quema calórica de tu último alimento o del que estés consumiendo en ese momento.

Recuerda que el efecto del alcohol en tu cuerpo dependerá de los siguientes factores: edad, peso y género. ¡No lo olvides!

Beber demasiado alcohol puede disminuir el apetito, como resultado de un aumento del flujo de jugo gástrico lo que a la larga provoca desnutrició.

[lbg_audio8_html5_shoutcast settings_id='2']