El Mercado de los BitCoins está dominado por unas pocas ballenas

Las ‘ballenas’ son capaces de mover el mercado del bitcoin con sus ‘coletazos’. Estos inversores pueden crear tendencias vendiendo una porción de sus criptodivisas, lo que podría explicar la fuerte volatilidad de este activo. Son conocidos como ‘ballenas’, aquellos individuos que poseen una cantidad de bitcoins lo suficientemente grande como para influir de forma considerable en este mercado. Esta es la definición que usan los medios y foros especializados en criptodivisas para referirse a estos inversores que con sus operaciones crean vastas oscilaciones en el precio del bitcoin.

Un mar relativamente pequeño (unos 17,5 millones de bitcoins) y limitado (un máximo de 21 millones) y unas ballenas grandes, son los ingredientes perfectos que han convertido a este activo digital en uno de los más volátiles del mercado. Desde Bloomberg explican que, por ejemplo, el 12 de noviembre alguien movió 25.000 bitcoins (unos 159 millones de dólares) de una sola tacada.

Precisamente, entre el 12 y el 13 de noviembre, esta criptodivisa se apreció más de un 11%, un movimiento que no resulta extraño en el cruce bitcoin/dólar, pero que es casi imposible de presenciar en los cruces de las divisas más importantes del globo, salvo en circunstancias excepcionales. Por ejemplo, la libra se depreció frente al dólar un 10% el día posterior a la votación del Brexit.

Mueven los precios a su antojo:

Los movimientos de las ‘ballenas’ se están convirtiendo en una preocupación creciente para los inversores de este mercado, según destacan desde Bloomberg. Los grandes tenedores de bitcoins puede hundir los precios de un momento para otro vendiendo una parte de sus divisas digitales. Alrededor del 40% de los bitcoins en circulación están controlados por unas 1.000 personas.

Aaron Brown, ex director de investigación de mercados financieros en AQR Capital Management, cree que estas ‘ballenas’ pueden, incluso, llegar a coordinarse para realizar sus operaciones, crear movimientos de efecto rebaño, para posteriormente volver a comprar grandes cantidades y dar comienzo a una tendencia de euforia en la cotización del bitcoin.

Muchos de estos grandes inversores tienen relación desde hace años, cuando en el mundo del bitcoin eran ‘cuatro gatos’ los que compraban y vendían esta divisa digital. Ahora, algunos de esos ‘gatos’ son las ballenas que dominan el mar y pueden unirse para hundir o despertar al mercado.

“Se llaman unos a otros”:

 Kyley Samani, director de Multicoin Capital, cree que “hay unos pocos de cientos tipos fuertes en el mercado… probablemente se llaman unos a otros”. Además, como el bitcoin no es como una acción, no existe una prohibición explícita para realizar operaciones en grupo con ánimo de influir en los precios, los incentivos están claros.

Los reguladores están hablando mucho, pero no se están mostrando demasiado ágiles a la hora de regular las operaciones con criptodivisas, mientras que la regulación existente es poco clara y da cabida al vacío legal o a la sencilla elusión de la legislación. No obstante, algunas casas de divisas digitales ya han avisado a sus usuarios de que pueden ser expulsados si se detecta una actuación conjunta que tenga como fin mover el precio de una divisa digital.

Estos movimientos podrían explicar el reciente rally del bitcoin, una tendencia que no se está produciendo por fundamentales, dado que esta divisa no tiene un valor intrínseco. Siendo claros, a día de hoy el bitcoin es un activo parecido al dinero fiduciario, su valor depende la confianza de la comunidad, pero con la desventaja o ventaja (según como se mire) de que no cuenta con el respaldo del ‘sector público’, es decir, de ningún banco central. Si los agentes pierden su fe en este activo su precio será cero.