La cifra de muertos por la erupción del volcán de Fuego en Guatemala el pasado domingo ascendió ayer a 109, tras el hallazgo de otros 10 cadáveres, informó ayer el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

El organismo indicó en un comunicado que siete de los cuerpos hallados fueron recibidos en la morgue del caserío Hunahpú, en el sureño departamento de Escuintla, y los otros tres en la morgue central de la capital.

Una fuente de Inacif explicó a Efe que estos 10 cuerpos ingresaron a las morgues entre las 16.01 hora local (22.01 GMT) del miércoles y las 18.00 hora local (24.00 GMT) de ayer jueves.

En la mañana el portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, David De León, informó de la suspensión temporal de la operación de rescate debido a las malas condiciones climáticas. Del total de víctimas, el Inacif explicó que este jueves fueron identificadas dos personas más -un niño de 8 años y una mujer cuya edad se desconoce-, que se sumaron a las 28 plenamente identificadas anteriormente.

Además, destacó que hasta este jueves 100 personas han solicitado extracción de sangre para análisis genético y así poder identificar a sus familiares, mientras que han acudido 225 personas a entrevistarse sobre la búsqueda de desaparecidos.