El reto Odebrecht: la meta del Procurador

Es común lamentarnos a inicio de año sobre aquellas metas no realizadas propuestas en los albores del recién fenecido año.  Es cierto que el escándalo Odebrecht le explotó en manos al procurador durante el pasado 2017 pero, no menos cierto es que gran parte de la población espera que al cerrar el 2018 se puedan palpar los resultados de la justicia local sobre este tema.

Odebrecht no solo construyo puentes y vías de tránsito, también edificó la gran torre de la riqueza sustentada en el soborno y la impunidad: es el rostro menos grato del Capitalismo, el anverso de la prosperidad sustentada en el mérito y la iniciativa: el Capitalismo en su justa nobleza!  Pero quizás somos injustos con el modelo económico por el cual vive y se mueve nuestra economía. Tal vez es solo la manía de un grupo, una grey solo capaz de generar prosperidad material a golpe de contubernios para exfoliar al Estado, la alcancía de todos a través del hábito de inflar el presupuesto de las obras a la medida de sus personales ambiciones de lucro.

Señor Procurador, este no es un ultimatun, es solo un recordatorio  en su escritorio: Odebrecht es su gran reto para el 2018.  O tal vez deberíamos decir: Señor Presidente ¿? A sabiendas de que en este país los mandatarios tienen un Poder al estilo bíblico: Así como en las sagradas escrituras  no se mueve la hoja de un árbol sin la voluntad del Señor, en nuestros 48 mil y pico de kilometros cuadrados no se ejecuta la Justicia sin la plenipotenciaria voluntad de un Presidente.

La verdad sea dicha aunque no en defensa del Procurador.  Gran parte de la Sociedad sueña con justicia… pero como país olvidamos preguntarnos: se convierte un sueño en mentira al no hacerse realidad o a caso en algo peor ¿?

 

Redacción:  Aneudys Santos