Home Dinero Especialistas recomiendan a los países ricos comenzar a planificar un futuro sin...

Especialistas recomiendan a los países ricos comenzar a planificar un futuro sin efectivo

144
0

Durante la última década, los pagos digitales se han disparado: tocar su plástico en una terminal o deslizar un teléfono inteligente se ha vuelto normal. Ahora esta revolución está a punto de convertir el efectivo en una especie en peligro de extinción en algunas economías ricas. Eso hará que la economía sea más eficiente, pero también plantea nuevos problemas que podrían retener a la transición como rehén.

Los países están eliminando efectivo a diferentes velocidades. Pero la dirección del viaje es clara, y en algunos casos el viaje está casi completo. En Suecia, el número de transacciones minoristas en efectivo por persona ha disminuido en un 80% en los últimos diez años. El efectivo representa solo el 6% de las compras por valor en Noruega. Gran Bretaña está probablemente cuatro o seis años por detrás de los países nórdicos. Estados Unidos está quizás una década atrás. 

Fuera del mundo rico, el efectivo sigue siendo el rey.

Pero incluso allí su dominio está siendo erosionado. En China, los pagos digitales aumentaron del 4% de todos los pagos en 2012 al 34% en 2017.

El efectivo se está extinguiendo debido a dos fuerzas. Una es la demanda: los consumidores más jóvenes quieren sistemas de pago que se conecten perfectamente a sus vidas digitales. Pero igualmente importante es que proveedores como bancos y empresas de tecnología y compañías de telecomunicaciones están desarrollando tecnologías de pago rápidas y fáciles de usar de las que pueden extraer datos y tarifas de bolsillo.

El funcionamiento de la infraestructura detrás de la economía de efectivo tiene un alto costo: cajeros automáticos , camionetas con billetes, cajeros que aceptan monedas. La mayoría de las firmas financieras desean abandonarlo o disuadir a los clientes anticuados con tarifas elevadas.

En general, la perspectiva de una economía sin efectivo es una excelente noticia. El efectivo es ineficiente. En los países ricos, se calcula que extraer, clasificar, almacenar y distribuir cuesta alrededor del 0,5% del pib .

Cuando los pagos se desmaterializan, las personas y las tiendas son menos vulnerables al robo.

En segundo lugar, los gobiernos deben mantener la obligación de los bancos de mantener en privado la información del cliente. Las empresas digitales que utilizan esta instalación para ofrecer servicios deberían tener la libertad de monetizar los datos de las transacciones, por ejemplo, a través de la publicidad, siempre que su modelo de negocio se haga explícito a los usuarios. 

Por último expertos señalan que, la eliminación del efectivo debe ser gradual. Durante un período de diez años, los bancos deberían estar obligados a aceptar y distribuir efectivo en áreas pobladas. 

Esto le dará tiempo a los gobiernos para ayudar a los pobres a abrir cuentas bancarias, educar a los ancianos y fortalecer el acceso a Internet en las zonas rurales.

La carrera hacia el dinero digital es el resultado de la demanda espontánea y la innovación. Para obtener todas las recompensas, los gobiernos deben prepararse para el día en que los billetes de banco arrugados cambien de manos por última vez.