Desde 2013, el Estado dominicano estableció, mediante la Norma General 06-12, que a los vehículos que se importan al país, nuevos o usados, se les cobre entre un 1% y un 3% del valor CIF, según los gramos de CO2 (dióxido de carbono) que emita por cada kilómetro, quedando algunos tipos de unidades exentas.

La disposición exime del pago a los vehículos que emitan menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro, y las unidades de transporte de más de 16 pasajeros, camiones de carga y camiones con motor de émbolo de carga, detalla la Norma de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).

Los automóviles que emiten más de 120 y hasta 220 gramos de CO2 por kilómetro recorrido pagan un 1% de su valor CIF (costo de la mercancía en el país de origen, el flete y seguro hasta el punto de destino), los que van desde 220 hasta 380 gramos un 2% y superiores a 380 gramos un 3%.

Hasta el pasado febrero, el Estado dominicano recaudó RD$2,700.8 millones por el cobro de emisiones de CO2 a los vehículos de nuevo ingreso. De la cifra, el monto más elevado se registró en 2017, cuando el cobro del impuesto alcanzó los RD$675.1 millones.

Sin embargo, el año pasado fue el de menor crecimiento interanual de las recaudaciones por la emisión de CO2, al compararse con 2016, registrando un incremento de apenas RD$8.3 millones, un 1.2%.


Las recaudaciones por el tributo, desde 2013 a 2017, crecieron un 122.8%, al pasar de RD$302.9 millones a RD$675.1 millones, un incremento neto de RD$372.2 millones, de acuerdo a las estadísticas de la Dirección General de Impuestos Internos.

Consultas

Para determinar el valor que debe pagar el importador del vehículo por las emisiones de CO2, la Dirección General de Impuestos Internos cuenta en su página web con una sección en la que el usuario, con la marca y modelo de la unidad, conoce los gramos que emite y a partir de este dato la suma que debe pagar.

“En caso de que la información del valor de emisión de CO2 de un determinado vehículo no se encontrase referenciada, se considerará válido el valor de emisión establecido en los documentos aportados por el fabricante del vehículo a efecto de suplir el valor de emisión”, explica el párrafo 2 del artículo 3 de la Norma General 06-12.

En tanto, el siguiente artículo, sobre los valores de emisión no determinados, agrega que los vehículos nuevos o usados que no tengan la referencia de su valor de emisión de CO2 en la documentación suministrada por el fabricante o en la página de la DGII, estarán sujetos a la tasa del 3%.

“En caso de verificarse inconsistencias entre la información suministrada o consignada por el contribuyente y la establecida para el mismo vehículo, según la referencia de la tabla de valores de emisión de CO2, se aplicarán los valores contenidos en esta última”, puntualiza la disposición de la institución.

Emisiones de CO2

En 2013, año en el cual comenzó a aplicarse la Norma, el país emitió 2.08 toneladas métricas per cápita de CO2, según registros del Banco Mundial (BM). Mientras que en los tres años siguientes, de 2014 a 2016, las emisiones fueron 2.14, 2.17 y 2.21, respectivamente, de acuerdo a la Comisión Europea.

América Latina y el Caribe registraron un promedio de emisión de 3.1 toneladas métricas de CO2 per cápita en 2014, año para el cual República Dominicana registró 2.1 toneladas métricas por persona.

En los últimos cinco años, el parque vehicular dominicano creció un 27.4%, al pasar de 3.2 millones a más de cuatro millones, un incremento neto de 881,565 unidades, de acuerdo a la DGII.

Aunque la Dirección de Impuestos Internos fue consultada sobre el destino que le da el Estado a los fondos recaudados por este tributo, la respuesta nunca se remitió a este redactor.

Ingresos

Al país ingresaron en 2017 unos 24,346 vehículos nuevos, que se declaran a un promedio de FOB de US$20,856 y contribuyen con un promedio de RD$255,974 al fisco, según cifras de la Asociación de Concesionarios de Fabricantes de Vehículos (Acofave).

 Mientras que las unidades usadas se declaran a un promedio FOB de US$6,503 y solo aportan al fisco RD$80,322.
Fuente: El dinero