Invertir en el Desarrollo infantil genera empleos más productivos

  • Durante la primera etapa de vida de un niño se forma casi 90% de sus conexiones neuronales. Si esto se hace de manera saludable, sin que el menor esté expuesto a situaciones dolorosas o estresantes, en la edad adulta podrá tener mejores capacidades de retención, comunicación e inteligencia emocional, lo que lo convertirá en una persona más productiva, según Jack P. Shonkoff, director del Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard.
  • “Las empresas contratarían a personal cada vez más capacitado, así que mejoraría la eficiencia en sus organizaciones, lo que sería un beneficio económico para ellos y para la sociedad en general”, explicó Mariano Montero, director de Fundación Femsa, durante el segundo simposio de desarrollo infantil temprano Interacciones que Transforman.
  • Por ello, la Fundación Femsa, Lego Foundation y el Fondo Unido México propusieron que, en conjunto, la iniciativa privada y el gobierno inviertan en el desarrollo infantil temprano, para que la productividad laboral en el país aumente a largo plazo. De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), por cada dólar invertido en un niño de cero a cinco años, en su etapa adulta habrá retornos de entre 6 y 17 dólares.

 

 

  • “Las empresas mexicanas deberían pactar con el gobierno. Ellas pondrían el financiamiento para establecer prácticas que mejoren la educación de los niños, pero las instituciones gubernamentales deberían devolverle el dinero otorgado a las compañías una vez que éste rinda frutos con intereses”, sugirió Montero.
  • La inversión en el desarrollo infantil temprano se tiene que realizar a través de los padres, coincidieron los especialistas. Ellos deben recibir la capacitación para enseñarle a los niños las habilidades que les pueden servir en el futuro. Y cuando los padres trabajen, las empresas tendrán otorgarles más flexibilidad para que puedan acompañar a los infantes en las primeras etapas.
  • “Hay que cambiar la cultura y alegrarnos por los embarazos de las trabajadoras”, agregó Moreno. “Hay que apoyarlas en todo el proceso y darle seguimiento, ya que esto puede traer beneficios presentes, como la retención, y futuros, como personas más preparadas”.
  • A futuro, las organizaciones buscan crear un plan de desarrollo infantil temprano que sea medible y redituable para México. “Necesitamos a un gobierno que se comprometa con las empresas en políticas públicas al respecto, sabiendo que los retornos de inversión van a ser enormemente positivos”, dijo Carlos Salazar Lomelín, director general ejecutivo de Femsa.