Home Mundo La carne se convierte en un producto de lujo en Argentina

La carne se convierte en un producto de lujo en Argentina

35
0

El consumo de carne vacuna cayó en el 2019 al nivel más bajo de la década. Cada argentino mastica por año 51,3 kilos por persona, un 9,5% por menos que en el 2018, según el presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de carnes y Derivados de Argentina (Ciccra), Miguel Schiariti. “Hay un solo motivo por lo cual ocurrió esto y es la pérdida de poder adquisitivo”.

Para colmo, el precio de la carne se ha ubicado por encima de la inflación, cercana al 60% en el último año del Gobierno de derechas de Mauricio Macri. El precio de las hamburguesas caseras tuvo un alza del 73%, según el Informe Mensual de Precios del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA).

La carne es algo más que el alimento recurrente de los argentinos desde que las primeras vacas llegaron al territorio en 1549.

El negocio bovino giró primero alrededor del cuero. Luego llegó la carne salada. Más tarde el frigorífico y la producción a gran escala. En la actualidad, unas 55 millones de cabezas pastan en las provincias más ricas. Una parte importante de la producción se vende a los países europeos, Japón y China.

En el 2019 se exportaron 830.000 toneladas. Las ventas llegaron a los 3000 millones de dólares. El mercado interno se encuentra, en cambio, en su nivel más bajo desde el 2011. “La caída del consumo de carnes rojas viene dándose desde hace por lo menos 20 años”, señaló Schiariti.

Hace tres décadas cada argentino llevaba a su estómago cerca de 90 kilos de carne vacuna por año, ocho kilos de pollo y tres o cuatro kilos de cerdo. Con el abaratamiento de los precios de la carne avícola y porcina, “se ha cambiado el hábito de consumo de manera definitiva”, precisó el presidente de Ciccra.

Ante cada debacle económica, el consumo se retrae de manera exponencial. Con una economía en recesión desde abril del 2018, un nivel de pobreza cercana al 40 % y un paro del 10%, los sectores sociales más vulnerables se alimentan a base en hidratos de carbono, lo que genera que el 41,1% de los niños y adolescentes de entre 5 y 17 años tenga sobrepeso, según las últimas estadísticas oficiales disponibles.