La vitamina C ha sido siempre considerada como el elemento esencial a la hora de prevenir y curar los resfriados.

Sin embargo, su efectividad a la hora de curarla, sigue siendo un mito.

Miles de personas toman suplementos de vitamina C todos los días, con el objetivo de prevenir un resfriado, para mantener sus defensas altas.

Entre sus diferentes formas de consumo abarcan caramelos, pastillas o efervescente.

Sin embargo, si ya usted fue atacado por la gripe, el consumo de esta vitamina no podría funcionar.

La dosis recomendada de vitamina C que se recomienda para evitar un resfriado, es de 1000 a 2000 mg.

Una dieta balanceada, rica en alimentos que incluyan esta vitamina, proveerá los minerales necesarios para evitar la gripe, sin necesidad de recurrir a suplementos vitamínicos.

Si usted tiene gripe por más de una semana, lo ideal será acudir al médico para que este le indique los tratamientos y medicamentos que ayudarán en su recuperación.