Las vacunas posibilitan que menos vidas se pierdan, tanto, que cada 60 segundos a nivel mundial cinco vidas se pueden salvar. Esta cifra permite evidenciar la importancia de que padres y madres estén al tanto del proceso de vacunación desde los primeros años de vida de sus hijos.

Las vacunas se caracterizan por provocar, en personas sanas, la generación de defensas (anticuerpos) que crean de forma simultánea el nivel de protección necesaria para combatir las afecciones. Además, se consideran medicamentos biológicos que protegen el cuerpo humano. Este tema lo trataron diversos expertos de varios países de América, durante el desarrollo de la Iniciativa para la Erradicación de Polio en América Latina, organizado por Sanofi Pasteur.

Es este nivel de relevancia que puede experimentar en la vida de un ciudadano, puesto que la esperanza de vida ha incrementado de 15 a 25 años, desde el surgimiento de las vacunas y sus positivas consecuencias en el organismo.

De igual manera, es posible corroborar el continuo avance médico-científico a través de los estudios que se han realizado y que han sido el punto de partida para comprender que a través de una concienciación tanto de la familia, de la sociedad y de las distintas colectividades humanas se puede propiciar las bases para una buena comunicación y diálogo entre estos tópicos de gran transcendencia. La poliomielitis es una de las enfermedades que se han logrado erradicar a un 99.9% a través del uso de la vacunación. En adicción, al menos 26 enfermedades se pueden eliminar en su totalidad por medio de la vacuna.

[lbg_audio8_html5_shoutcast settings_id='2']