Home Plena Vida Meditación consciente: cómo estimula tu pensamiento positivo

Meditación consciente: cómo estimula tu pensamiento positivo

51
0

La meditación es una práctica ancestral erróneamente asociada a prácticas religiosas y creencias espirituales. Aunque pueda haberse usado con ese fin, no es ni su medio ni su meta. Se ha desvinculado siempre del movimiento científico, hasta que hace unos años se puso como objeto de estudio, viendo los beneficios reales y las aplicaciones prácticas que tenía, tanto como para promover emociones positivas como para lograr controlar y calmar los pensamientos, lo que reduce la sensación de estrés y ansiedad. 

  • Actualmente son muchos los modelos de psicoterapia que promueven su uso en combinación con otro tipo de técnicas.

Cuando queremos mantener nuestra atención en las emociones positivas que vamos experimentando a lo largo del día, nos encontramos con el inconveniente de que no siempre nos es posible. Nuestro cerebro se distrae y se enfoca en otro tipo de aspectos más negativos, los cuales sí que hay que resolver, pero no desde colocarlos como único centro de nuestra vida. Para poder ir variando este foco y oxigenarnos, debemos controlar el tipo de emociones que vamos experimentando, lo que no siempre es tarea fácil. Algo que sí nos ayuda a reducir el malestar e ir cada vez haciendo que estemos mejor, es la meditación consiente y guiada.

  • Beneficios

woman doing yoga meditation on brown parquet flooring

La creencia habitual es pensar que meditar consiste en simplemente dejar la mente en blanco. Nuestro cerebro está diseñado para analizar y procesar todo lo que se encuentra, además de generar una evaluación directa de ello. Si pretendemos no pensar, encontramos que no funciona. Esto genera frustración, más ansiedad y el abandono de la meditación. Sin embargo, no es realmente eso. Eliminar esa barrera nos acercará a esta práctica.

¿Cuáles son los beneficios más frecuentes que encontramos si empezamos a practicar la meditación consciente?

  • Aparecen emociones positivas, como producto de la flexibilidad y la ampliación del abanico de sentimientos.
  • Fomentamos la creatividad, ya que la meditación acaba apagando nuestras voces críticas.
  • Mayor descanso, al producir relación a nivel mental, físico y emocional.
  • Reduce los niveles de estrés, incluso la sintomatología ansiosa.
  • Tiempo fuera, un espacio sin pensamientos intrusivos o catastróficos.
  • Mejora la concentración, ya que se entrena a poner el foco en un único estímulo.

No siempre es fácil ponernos a meditar, especialmente si lo rodeamos de mitos o introducimos la variable espiritual. Siempre debe enfocarse desde el punto de vista psicológico y con todas las investigaciones científicas que respaldan esta práctica. Una vez que ya tenemos la predisposición, es cuando estamos preparados para empezar a generar emociones positivas gracias a la meditación consciente.

La práctica de la meditación no siempre resulta sencilla, pero hay alguno pasos que podemos empezar a usar para lograr poco a poco los máximos resultados.

  • Esto es lo que tenemos que hacer:

  1. Evita el ruido

Y no solo el ruido físico, sino cualquier distracción o cualquier elemento con el que no estemos cómodos. No es necesaria música de fondo, velas o incienso, son todo mitos que no siempre ayudan. Solo nos necesitamos a nosotros mismos.

  1. Escoge un foco

Como mantener la cabeza libre de tareas y de pensamientos no es posible, elige algo hacia lo que dirigir tu atención. Si cerramos los ojos, un buen foco puede ser sentir cómo nuestro aire entra o sale de nosotros, y cómo esto nos hace sentir.

silhouette photo of man on cliff during sunset

  1. Visualiza

En el caso de que respirar no sea suficiente, busca un lugar seguro en tu imaginación al que trasladarte. Un bosque, una playa o un lugar de nuestra infancia pueden ayudarnos.

  1. Insiste

No todo se logra a la primera. Solo la práctica hace que el efecto sea mayor y verdaderamente continuado.

Cualquier tipo de práctica que queramos usar e incorporar a nuestra vida necesita de un periodo de acomodación, un tiempo necesario de práctica y unos pasos sencillos por los que empezar. Para encontrar los beneficios de la meditación guiada y potenciar nuestras emociones positivas, tenemos que tomárnoslo en serio y ser constantes. Es una práctica potente que necesita ser practicada.