Fray Miguel Bienvenido Florenzán Ulloa, quien fue director del Colegio Agustiniano en La Vega, habría aprovechado los tiempos de vacaciones del centro educativo para violar a un niño menor de edad, estudiante del centro, según señala el Ministerio Público en su petición de apertura a juicio de fondo.

El Ministerio Público asegura que el fray se valía de su posición de superior y profesor del colegio para viajar con el menor a otros países para actividades académicas, donde se hospedaba en habitaciones independientes al grupo, situación que le extrañaba a los demás, “pero que nadie se imaginaba el motivo”

“Los encuentros entre el imputado y el joven se prolongaban por tantas horas, que sus compañeros y otras autoridades lo llegaron a reportar como desaparecido, tal y como pasó en un Encuentro Latinoamericano de Jóvenes Agustinianos en Argentina en el año 2015. Al ser llamado para ser notificado de la supuesta desaparición del adolecente, el religioso fingía no saber de su paradero y respondía diciendo: hay que buscarlo”, indica el Ministerio Público

El documento, relata además que en varias ocasiones el Fray sacaba al joven del colegio para llevarlo al Santo Cerro de La Vega, lugar donde le obligaba practicarle sexo oral.

De acuerdo al “Escrito de Acusación y Solicitud de Apertura a Juicio”, depositada por el Ministerio Público ante la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Judicial La Vega, Fray Florenzán Ulloa, se valía además de su autoridad y deber de vigilancia para seducir, violar sexualmente, cometer agresiones sexuales, ejercer violencia física, verbal, emocional y psicológica en perjuicio del menor.

Asimismo, indica que el superior le facilitaba alcohol al menor para ejercer su voluntad sobre él.Resultado de imagen para Fray Miguel Bienvenido Florenzán Ulloa acusado de violación

El Ministerio Público señala que con la intención de tener más discreción e intimidad con su víctima, Fray Miguel Florenzan “intentó deshacer una relación de noviazgo entre la víctima y una compañera de éste”, tratando de expulsarla del colegio y así poder tener más control sobre el abusado, del cual este medio se reserva el nombre por asuntos de discreción, y según consta en el expediente hecho por las autoridades y basado en sus investigaciones.

El escrito del Ministerio Público también señala que el religioso optaba por reprobarle asignaturas al joven para provocar que este lo llamara y le pidiera explicaciones, e invitándolo a que el menor fuera al centro en horas de la noche, a “conversar con él” y darle “explicaciones”.

Estos y otros hechos de este tipo habrían empezado a ocurrir en el año 2009, cuando Miguel Bienvenido Florenzan Ulloa ingresó como director al referido colegio, teniendo su víctima apenas 11 años de edad en ese entonces, y hasta el año 2015, cuando el jovencito terminó el bachiller.

De los hechos tenían conocimiento la psicóloga del colegio, a quien el joven le había confesado los hechos y sus mejores amigos de estudio, según consta en el expediente acusatorio, en el que el Ministerio Público pide apertura a juicio, que hasta el momento no ha podido realizarse.