La Corte Internacional de Justicia (CIJ) dio la razón a Irán de forma parcial en su denuncia a Estados Unidos por la reimposición de sanciones tras su salida del acuerdo nuclear, y ordenó a Washington paralizar las medidas contra Teherán relacionadas con la exportación de ciertos bienes básicos.

Los jueces ordenaron unánimemente que, de todas las sanciones impuestas a Teherán, Estados Unidos no puede incluir la exportación de productos médicos, alimenticios, agrícolas y equipos imprescindibles para la seguridad de los vuelos civiles.

La medida de los jueces es provisional y responde a una solicitud de Irán, que denunció a Estados Unidos por su retirada del acuerdo nuclear el pasado mayo y la reimposición de las sanciones.

Exigieron a EEUU garantizar las licencias y transferencias de fondos para que esos bienes básicos puedan ser exportados a Irán.