El papa Francisco condenó hoy la interrupción del embarazo y lo comparó con quien contrata “un sicario para resolver un problema”, durante su catequesis en la audiencia general celebrada en la plaza de san Pedro.

Francisco reflexionó hoy sobre el quinto mandamiento- “No Matarás” y entonces condenó la “supresión de la vida humana en el seno materno en nombre de la salvaguardia de otros derechos”. “¿Pero ¿cómo puede ser terapéutico, civil o simplemente humano un acto que suprime la vida inocente e indefensa en su inicio?”, preguntó.

Y agregó- ¿Es justo suprimir una vida humana para resolver un problema? ¿Es justo contratar un sicario para resolver un problema? ¡No, no se puede!”. Criticó “que los padres, en estos casos dramáticos, necesitan una verdadera cercanía, de verdadera solidaridad, para afrontar la realidad superando los comprensibles miedos y que, sin embargo, lo que reciben son rápidos consejos para interrumpir el embarazo”.