Un policía fue asesinado ayer con más de cincuenta disparos de fusil en el litoral de Sao Paulo, en el sureste de Brasil, informó la Policía Militar.

José Aldo dos Santos, de 49 años, conducía su vehículo en su día libre, sin uniforme, cuando fue interceptado por al menos cuatro personas en otro automóvil, que abrieron fuego contra él, informó el jefe de la investigación Fabian Umbelino.

“Todos los disparos fueron de fusil, calibre 556 y 762”, afirmó Umbelino.

Dos Santos trabajaba en Bertioga, en el litoral paulista, a unos 90 km de la capital.

Según testimonios recogidos por la prensa local, la víctima había sido blanco de amenazas en los últimos meses. El jefe de la investigación señaló que no se ha encontrado registro de las amenazas, aunque no se descarta que el asesinato se produjese como represalia a su trabajo policial.

Tras el ataque, otra persona no relacionada con el mismo, robó el arma de Dos Santos y fue detenida, agregó Umbelino.

El carro que se presume fue usado para el ataque fue encontrado quemado en un barrio, a unos 20 km del lugar.

En 2017, 367 policías fueron asesinados, en enfrentamientos o fuera de servicio, la mayoría en Rio de Janeiro (104) y Sao Paulo (60), de acuerdo con datos del Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP), una ONG.

En total, hubo el año pasado en Brasil 63.895 homicidios (30,8 cada 100.000 habitantes), 5.159 de ellos resultantes de intervenciones policiales.

Brasil es escenario de enfrentamientos por el control del tráfico de drogas.