El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó las teorías conspiratorias que apuntan a su Gobierno en la muerte de los políticos conservadores Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle en un accidente aéreo.

“Nosotros no somos represores. Luchamos por un cambio por la vía pacífica y vamos a los lograr este cambio por el camino de la concordia. Nunca jamás actuaríamos en contra de nadie”, señaló el mandatario en su rueda de prensa matutina, cuestionado por las “teorías conspiratorias” alrededor del suceso.

La tragedia ha generado enorme controversia en Puebla, donde Alonso llegó al poder tras una larga polémica electoral con el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido de López Obrador, que dejó en vilo el resultado electoral durante cinco meses. Luego de varias comparecencias ante la prensa de miembros del Ejecutivo y de mensajes en redes sociales, López Obrador reiteró, de viva voz, que ante esta “tragedia” no se ocultará “absolutamente nada”.