En el año 2012, cuando Facebook compró a Instagram por una suma desorbitada de dinero, sabíamos que sólo era cuestión de tiempo antes de que Mark Zuckerberg se quedara con el control de todo.

Desde el momento de la adquisición, los fundadores responsables por el nacimiento de Instagram, Kevin Systrom y Mike Krieger, se convirtieron en empleados de Facebook. Pero ahora, abruptamente, ambos han renunciado. Dejando atrás su popular aplicación:

Estamos listos para nuestro próximo capítulo. Estamos planeando tomarnos un tiempo libre para explorar nuestra curiosidad y creatividad nuevamente.

Construir cosas nuevas requiere que retrocedamos, comprendamos lo que nos inspira y combinemos eso con lo que el mundo necesita; eso es lo que planeamos hacer.

Seguimos entusiasmados por el futuro de Instagram y Facebook en los próximos años; a medida que hacemos la transición de líderes a dos simples usuarios entre mil millones.

Son las primeras declaraciones manifestadas por el dúo por medio del blog oficial de Instagram; tras su salida de Facebook.

Hasta aquí parece que se trata de un cambio de aires laborales, para tener mayor libertad creativa. Sin embargo, según afirman los colegas de Bloomberg habría algo más detrás.

Según marca la publicación en realidad Systrom y Krieger habrían tenido bastantes fricciones y episodios de frustración recientes. Ya que Mark Zuckerberg estaría incrementando su nivel de intervención y control sobre la app. Detonando varias discusiones.

Al parecer Instagram se volvería pieza central para los futuros planes de Facebook. Planes que al parecer también provocaron que el creador de Messenger renunciara. Igual por problemas con Mark.