Si bien consideran que serán beneficiosas las nuevas relaciones diplomáticas con China, la República Dominicana se deberá manejar con mucho tacto para no provocar choques de intereses con los Estados Unidos, el principal aliado y socio económico del país.

En el análisis coinciden expertos nacionales y extranjeros, quienes consideran que el país deberá moverse en “un juego delicado”.

En el escenario local, Emil Chireno Haché, experto en relaciones internacionales, plantea que el país deberá “bailar muy fino” para no provocar diferencias comerciales con los Estados Unidos, toda vez que esa nación no vería con buenos ojos las nuevas relaciones.

“Hay un juego, un baile muy fino que la República Dominicana tendrá que llevar entre esos dos países porque Estados Unidos no es verdad que dejará de ejercer el grado de presión que ejerce sobre nosotros porque somos aliados tradicionales, y al país, no le interesa ni le conviene”, precisó.

Advirtió que no todo es gratis, y que el aumento de las inversiones y las relaciones pueden afectar el propio tejido productivo dominicano en su condición de exportador de materia prima. Sostiene que se corre el peligro de que productos criollos también se produzcan en algún momento en China.

Además entiende que los dominicanos vieron conveniente la relación, pues China jugaría un papel favorable en su busca de un puesto ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Mientras el profesor de la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO), Andréi Sídorov, comentó al medio ruso Sputnik que la República Dominicana “no dará pasos demasiado revolucionarios para no deslizarse hacia la confrontación con EEUU”.

Los estadounidenses, “presionarán para que las relaciones entre estos dos países se mantengan en un formato estrictamente econó- mico”, dijo.

La Oficina Comercial en RD

La representante de la Oficina de Desarrollo Comercial en la República Dominicana, Fu Xinrong, aseguró que su colaboración será en áreas prioritarias como comercio e inversión, infraestructura, manufactura, turismo, alta tecnología, industria, energía e intercambio cultural, educación, entre otras áreas de común interés.

Destacó que las relaciones diplomáticas entre ambos países implican enormes oportunidades, tomando en cuenta que la población de China Popular es de casi 1,400 millones de habitantes y que en la actualidad el intercambio comercial es de alrededor de US$2 mil millones.

Fuente: Externa