El Gobierno ruso impuso hoy sanciones a 322 personalidades ucranianas y 68 compañías vinculadas al Ejecutivo de Kiev, entre ellas los ministros del Interior y de Defensa, mandos militares, fiscales, responsables de los servicios de inteligencia, ex primeros ministros, jueces, parlamentarios y empresarios.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, firmó este jueves la resolución que recoge la “lista negra” de los sancionados encargada el pasado 22 de octubre por el presidente Vladímir Putin en respuesta a “acciones poco amistosas” por parte de Ucrania, “contrarias a la ley internacional y relacionadas con la imposición de restricciones a ciudadanos y entidades de Rusia”.

La lista incluye al Olexiy, hijo mayor del presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, a los ministros ucranianos del Interior, Arsén Avákov, y de Defensa, Stepan Poltorak, al viceministro de Defensa, Pavló Petrenko, al secretario del Consejo de Seguridad Nacional y de Defensa, Oleksandr Turchynov, y al responsable del Servicio de Seguridad, Vasyl Hrytsak, de acuerdo con la agencia RIA Nóvosti.

Entre los sancionados, a los que se les congela sus activos financieros en territorio ruso, figuran además los ex primeros ministros Yulia Timoshenko y Arseni Yatseniuk, el exlíder del radical “Sector de Derechas”, Dmitri Yarosh, y el consejero delegado de Naftogaz, Andriy Kobolyev, entre otros.

Putin, al decretar la imposición de sanciones a Ucrania, indicó que las sanciones rusas podrán cancelarse si Ucrania levanta las suyas.