La incontinencia urinaria es un problema en el que se pierde el control de la vejiga. La intensidad es variable, puede ir desde la pérdida ocasional de la orina cuando toses o estornudas hasta sentir una necesidad repentina de ir al baño.

Aunque este padecimiento está asociado a las personas mayores, puede darse en cualquier fase de la etapa adulta causando molestias. Lo ideal es que acudas con el médico para que te dé el tratamiento adecuado. A continuación, te damos algunas de las señales que envía el cuerpo y que, de acuerdo con Clínica Mayo, deben ser atendidas según corresponda.

Si haces un esfuerzo hay pérdida de orina

Este es uno de los escenarios más comunes, la orina escapa del cuerpo de manera incontrolable cuando hay cierta presión sobre la vejiga. Puede suscitarse cuando haces ejercicio, toses o levantas algo pesado.

Ganas incontrolables de ir al baño

Tu cuerpo siente repentinas ganas de orinar y no lo puedes controlar. Es posible que se presente una pérdida involuntaria de orina y que te haga ir al baño muchas veces seguidas. Es necesario que acudas con un especialista pues él podrá ayudarte a diferencias si es una afección menor como una infección.

Hay goteo constante

Si hay un goteo constante, como si la vejiga no lograra vaciarse por completo, puede que estés padeciendo un cuadro de incontinencia por rebosamientos y debes acudir al médico de inmediato.

Por un factor externo

Si hay una enfermedad o deterioro que impida llegar al baño como artritis y no puedes deshacerte de tu ropa con rapidez, podrías estar ante un cuadro de incontinencia funcional.

Tus mejores aliados

Liberty cuenta con una amplia gama de productos (toallas, ropa interior) con distintos niveles de absorción, así que no correrás ningún riesgo y podrás hacer todas tus actividades con la comodidad y seguridad que necesitas para cumplir los retos a los que te enfrentas día a día.