Si, las frutas si pueden contener alérgenos. “Incluso, lo que produce alergia alimentaria son las proteínas, por lo que cualquier alimento que las contenga puede desencadenar reacciones alérgicas”, explica Ana Murillo, miembro de Junta Directiva de la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (Aepnaa).

En España la alergia a las frutas es la más extendida entre la población mayor de cinco años, alcanzando el 37 % del total de alergias alimentarias, indica la experta. “Entre ellas, las que más reacciones causan son el melocotón, el melón, el kiwi y el plátano“, añade. Las reacciones alérgicas que pueden provocar, como el resto de alérgenos, son variadas y pueden afectar tanto a uno como a varios órganos y son básicamente cutáneas, respiratorias, gastrointestinales y en los casos más extremos, anafilaxia. “La gravedad de las mismas depende de cada persona y de la sensibilidad que ésta tenga a cada alimento”, dice Murillo.

Las más comunes

Se puede tener alergia a unas frutas y a otras no, de hecho, según la Asociación Catalana de Alergias Alimentarias, es más probable tener alergia a una misma familia de frutas. El melocotón es la fruta que más alergias causa, y pertenece a la familia de las rosáceas, por lo que alguien que tenga alergia a esta fruta tendrá, con más probabilidad, alergia a la ciruela que al melón, que pertenece a la familia de las cucurbitáceas (como el pepino y la sandía).

La alergia a las frutas rosáceas suponen el 70% de todas las alergias a frutas. Otras que pertenecen a esta familia, además del melocotón y la ciruela, son la manzana, la pera, la cereza, el albaricoque, la nectarina, la fresa, la zarzamora y la almendra (fruto seco).

Otro dato curioso es que el 75% de los alérgicos a frutas y verduras presentan también alergia a algún tipo de polen, y está tipificado a cuáles. Por ejemplo, quienes tienen alergia a las frutas rosáceas, al igual que a la semilla de girasol, a la miel o a los alimentos vegetales en general, tienen más facilidad para presentar alergia al polen de la artemisa. Los alérgicos al melón pueden tener alergia al plantago. Aquellos que  tienen alergia al tomate, al cacahuete, a las rosáceas, al melón o a la sandía también pueden ser sensibles a las gramíneas y por último, la alergia al plátano de sombra se asocia con la alergia a la avellana, al cacahuete, al plátano, a la manzana, al apio, al maíz, al garbanzo y a la lechuga.