Un nuevo cataclismo podría sacudir a la industria musical y poner fin a una de las piezas fundamentales de esta. Basta que Spotify o Apple Music comiencen a seguir los pasos de Netflix, es decir apostar por contenido exclusivo.

Si esto pasa –que poco a poco viene ocurriendo, antes eran 8 disqueras (algunas desaparecieron y otras fueron absorbidas)–, Sony, Warner y Universal, las tres disqueras más grandes que quedan en México, les podría deparar el mismo futuro que Blockbuster: la desaparición.

Ve: La calidad vs la cantidad musical en Spotify y Apple Music

Tanto Spotify como Apple Music vienen realizando cuantiosas inversiones en artistas que comprometen su contenido de forma exclusiva en las plataformas. Una de las más recientes fue la realizada por Apple que pagó medio millón de dólares a Chance the Rapper, un artista independiente de música rap que ganó en 2017 tres Grammy, entre ellos por Nuevo Artista.

El acuerdo, según el mismo artista fue por dos semanas de exclusividad de su álbum Coloring Book en Apple Music.

“Si ya lo hizo Apple te aseguro que vamos a empezar a tener más ejemplos. ¿Qué tan atractivo es para estas plataformas dejar a los intermediarios como las disqueras? Esa es la pregunta clave que todos en la industria nos hemos venido haciendo y quien sepa adelantarse y verlo, tendrá el control de esta industria por los próximos 50 años”, dijo en entrevista Simón Medina, director de la licenciatura de Negocios de la Música en SAE Institute México.

El mismo cambio en la industria musical ha hecho obsoleto el objetivo de las disqueras: el descubrimiento, desarrollo y la distribución del material de los artistas. Hoy, estas plataformas de streaming se han convertido en el escaparate principal de nuevos artistas como Chance the Rapper, que sin ninguna disquera detrás ha construído una carrera exitosa.

Spotify, valuada en más de 27,000 millones de dólares, también ha realizado esfuerzos relevantes por invertir en material exclusivo. Por ejemplo, en Nueva York cuenta con un estudio en donde los artistas pueden grabar sencillos, además a finales de 2017 adquirió la plataforma de grabaciones de estudio en línea Soundtrap que permite a artistas trabajar en producciones originales de forma colaborativa.

Otras inversiones realizadas por Spotify también han sido destinadas a la promoción de artistas independientes. Uno de los casos más claros es el de G4shi, un artista urbano que saltó a la fama luego de que apareciera en una de las playlist curada por Spotify. En tres meses, el artista basado en Nueva York logró que 6.6 millones de personas descubrieran su música.

“Las disqueras seguirán jugando su rol pero no hay duda que los artistas tienen más que nunca el poder en sus manos para realizar su propia distribución”, señaló a Expansión, Kabir Sehgal, productor ganador de dos Grammys y un Latin Grammy.

Sehgal mencionó que ante la posibilidad de que los artistas puedan incluir su música directamente en los servicios de streaming, pueden eliminar los intermediarios, como son disqueras o agentes y tener una relación directa con las plataformas.

“Esto significa que más dinero podría terminar en las carteras de los creadores”, agregó Sehgal.

Para Soy Os, un artista independiente, las disqueras ahora ya no son tan necesarias.

La estrategia de artistas como él está en lograr aparecer en las listas que hacen plataformas como Spotify o Apple Music y ser el próximo gran descubrimiento como pasó con G4shi.

Ahora, dice Soy Os, la industria está en la época del one hit wonder; basta con una canción exitosa para desarrollar y escalar como artista.

“Hace años las disqueras se podían dar el lujo de desarrollar artistas y tener un proceso de cinco años para hacerlo crecer y después convertirlo en algo rentable, pero hoy ya no pueden tardar tanto por la época del one hit wonder”, dijo el artista.

Fuente: Externa