El Superintendente de Bancos, Luis Armando Asunción, informó que durante su gestión se ha observado una expansión del acceso a los productos y servicios financieros en todo el territorio nacional, especialmente la Región Sur.

El funcionario precisó que la Región Sur en 2014 contaba con 315 puntos de acceso, y en la actualidad, cuenta con 1,187, de acuerdo a las informaciones registradas a marzo de 2018, en la Superintendencia de Bancos. En este sentido, el número de oficinas aumentó de 102 a 129, es decir, un 26.5% y el número de cajeros automáticos se incrementó de 146 a 212, para un 45.2%, durante el referido período.

Asimismo, registra 846 establecimientos como subagentes bancarios en marzo de 2018, que equivale a 12.6 veces los registrados en septiembre de 2014, que ascendía a 67 establecimientos.

El Superintendente señaló, que consistente con la expansión de los puntos de acceso, se ha observado un mayor uso de los productos y servicios financieros en la región, lo que se ha reflejado en el incremento de la cantidad de instrumentos de captación y de los préstamos otorgados por las entidades de intermediación financiera.

En el primer trimestre de 2018, los subagentes bancarios realizaron operaciones mensuales por un monto de RD$1,401 millones a nivel nacional.CLICK PARA TWITTEAR

En ese orden, la cantidad de créditos otorgados en la Región Sur aumentó de 266,046 a 367,017 en marzo de 2018, equivalente a un 37.95%, lo que evidencia una significativa expansión del financiamiento, principalmente para actividades de comercio, agricultura, transporte y consumo.

En términos absolutos, la cartera de préstamos otorgados en esta región, aumentó en créditos de RD$29,066 millones a RD$31,953 millones, equivalente a una tasa de crecimiento de 9.9%, que es consistente con el desarrollo y crecimiento que ha estado experimentando la Región Sur.

Asunción indicó, que consciente de la importancia de la inclusión financiera para el desarrollo económico y social del país, la institución estatal ha venido implementando una serie de medidas y acciones, orientadas a mejorar el acceso y cobertura de los productos y servicios financieros y la educación financiera de la población, ya que ésta favorece la selección y el uso efectivo de los productos y servicios financieros.

“Con la puesta en vigencia de la segunda versión del Instructivo de Aplicación del Reglamento de Subagente Bancario, la Superintendencia simplificó los requerimientos para la contratación y funcionamiento de los mismos, previendo el cumplimiento de las disposiciones vigentes, favoreciendo la expansión de los mismos, en el todo el territorio nacional”, dijo el funcionario.

Crecimiento en la frontera

Según una comunicación de la SIB, los subagentes bancarios han trascendido en los municipios, distritos municipales y zonas rurales de la región.

“Provincias que sólo contaban con dos (2) y tres (3) sucursales bancarias, como es el caso de Elías Piña, Pedernales e Independencia, ahora sus habitantes tienen a disposición más de 20 subagentes bancarios, lo que evidencia, que se ha ampliado de manera significativa el acceso de la población menos favorecida a productos y servicios financieros formales”, explicó la institución.

Asimismo, expresó que los subagentes bancarios representan un nuevo canal de distribución de los productos y servicios financieros, a través de pequeños negocios o establecimientos como farmacias, colmados, ferreterías, supermercados, estaciones de venta de combustibles, agencias de viajes, centros de venta de repuestos, concesionarios de vehículos, cines, gimnasios, lavanderías, librerías, laboratorios clínicos, salones de belleza, centros de servicios de compañías de telecomunicaciones, entre otros tipos de establecimientos.

El Superintendente señaló, que con los subagentes bancarios se ha creado un incentivo para la formalización de actividades productivas, pues estos representan una oportunidad de negocios para empresas y personas físicas, ya que pueden ofrecer servicios adicionales desde su negocio actual, además de percibir un incremento en sus ingresos a través de las retribuciones y pagos de comisiones que reciben por las operaciones que realizan en nombre de la entidad contratante.

En ese sentido, aseguró que para las entidades de intermediación financiera, “los subagentes bancarios han representado una alternativa de expansión de negocios a bajo costo, ya que les ha permitido acercar sus servicios y productos financieros a comunidades en las cuales tenían poca o ninguna presencia, con un costo operativo sustancialmente menor al que representaría establecer una sucursal”.

Según datos de la Superintendencia  a nivel nacional existen 10,753 puntos de acceso a servicios financieros (espacios físicos en los cuales una persona o empresa puede realizar operaciones financieras) que representan 2.5 veces la cantidad de puntos registrados en septiembre de 2014. Del total, los subagentes bancarios son la figura con mayor volumen, con 6,335 establecimientos, que representan el 58.91% del total, seguidos por 2,990 cajeros automáticos, que equivalen al 27.81% y 1,428 oficinas y sucursales que tienen una participación de 13.28%.

El Superintendente destacó, que las entidades de intermediación financiera que tienen más subagentes bancarios son el Banco Popular Dominicano con 1,993 establecimientos, le sigue el Banco de Reservas de la República Dominicana con 1,725 establecimientos y, en último lugar, el Banco Múltiple BHD León con 1,725 establecimientos contratados.

Asunción señaló, que a nivel de la cantidad y monto de las operaciones, durante el primer trimestre del año 2018, en promedio, los subagentes bancarios realizaron 448,238 operaciones mensuales, por un monto promedio mensual estimado de RD$1,401 millones.

Sobre los cajeros automáticos, el Superintendente destacó que se ha ampliado la cantidad y la tipología de operaciones que pueden realizar los usuarios a través de estos dispositivos, pues además de las típicas operaciones de consulta de balances y retiro de dinero en efectivo, los usuarios pueden depositar efectivo en cuentas de terceros, cambiar su clave de acceso, consulta de balance y avance de efectivo de tarjetas de crédito, recargas de teléfonos, pagos de impuestos y de servicios.

Fuente: Externa