Un 70% de los directivos de empresas de Centroamérica y República Dominicana dice “no estar muy confiado” sobre un aumento de sus ingresos en el corto plazo, y solo el 20% dice estar optimista, según una encuesta global de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) divulgada este jueves.

Además, a mediano plazo, señala que la “confianza total” en los directivos se sitúa en 15%, en tanto el 10% dice estar “muy confiado” del mejor estado de los negocios y el 70% no lo está tanto.

Explica que el panorama económico, comercial y político a nivel global ha obligado a altos líderes empresariales de Centroamérica a tomar cautela y prevención sobre las perspectivas y decisiones de sus negocios a corto y mediano plazo, teniendo en cuenta las señales de alerta y los datos de entes internacionales.

La novena versión para la región centroamericana de la Encuesta Global de directores ejecutivos de la consultora PwC refleja que un 70% de ellos prevé que el desempeño económico mundial durante los próximos 12 meses continuará en los niveles que se observan hoy, y un 20 por ciento dice que se notará una disminución.

PwC señaló que un 50% de los encuestados subraya que entre las principales amenazas a las perspectivas de crecimiento que tienen están la sobrerregulación, el aumento en carga impositiva y la incertidumbre geopolítica.

No obstante, entre las actividades que planean para acrecentar sus negocios a corto plazo están el desempeño orgánico (50%), las nuevas alianzas estratégicas y proyectos conjuntos (30%), y la reducción de costos (10%).

A nivel mundial, es más predominante la opción de crecimiento orgánico -que se genera dentro de la misma empresa sobre sus propios recursos- (79 por ciento), la reducción de costos (62 por ciento) y las nuevas alianzas (49 por ciento).

En cuanto a preferencias de mercados, la encuesta refleja que los líderes empresariales apuntan más a los países grandes y seguros, así como a las naciones vecinas por sus conocimientos y oportunidades de competir.

Estados Unidos es la primera opción (65 por ciento), seguido de China y Costa Rica (20 por ciento) y Argentina, Colombia Honduras y Nicaragua (15 por ciento).

En el nuevo entorno en el que desarrollan negocios, caracterizado por altos grados de complejidad, sofisticación y exigencias de los consumidores, información y cambio tecnológico, los empresarios consideraron que requieren estrategias que generen confianza al interior de su organización, los empleados y directivos, y clientes.

En el análisis también se consideró que tener una fuerza de trabajo digital es fundamental para el desarrollo empresarial en los distintos negocios, incluso más allá de la producción de bienes y servicios.

Entre las tendencias más disruptivas que resaltaron los empresarios figuran los cambios en los canales de distribución (75 por ciento) y en el comportamiento de los clientes con un 55 por ciento.

Sin embargo, los encuestados mostraron una preocupación sobre la disponibilidad de destrezas digitales en el equipo directivo regional, indicando estar “muy preocupado” o “algo preocupado” (65 por ciento con calificado), aunque inferior a la registrada en la fuerza laboral (75 por ciento) y de la industria y el país donde opera.

En los resultados de la encuesta de PwC, los gerentes globales y locales reconocen que tienen la responsabilidad de comenzar a implementar estrategias para adaptarse a los rápidos avances de la era digital.

Es por eso que el documento señala las estrategias para atraer talento digital en sus organizaciones como la implementación continua de programas de desarrollo y aprendizaje, la modernización del ambiente de trabajo, y mejora en los paquetes de compensación y beneficios.

Entre tanto, la encuesta, mostró que un 50 por ciento de los directores tiene dentro de sus planes a corto plazo mantener igual la plantilla de trabajadores, un 35 por ciento la piensa aumentar, y solo un 15 por ciento estima una reducción.

En este último grupo, la automatización y tecnologías son factores de la eventual reducción.

En la encuesta de la firma participaron presidentes empresariales de Costa Rica, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.