Home Ciencia Un respiro para el planeta: México crea un nuevo plástico a partir...

Un respiro para el planeta: México crea un nuevo plástico a partir del nopal

128
0
Campos de Nopal en Mexico

El nopal es tan importante en México que forma parte de su escudo nacional. La planta es conocida como “oro verde” ya que de ella se producen alimentos (sus frutos, las tunas o higos chumbos, son muy populares), medicamentos, cosméticos y hasta gas.

Como si fuera poco, a esa enumeración ahora se le puede sumar el plástico biodegradable, gracias al trabajo de una científica que está dando vueltas al mundo.

El plástico nos rodea en un sinfín de objetos de la vida cotidiana. La mayor parte de ellos son derivados del petróleo y son muy utilizados por su bajo costo, fácil fabricación y maleabilidad. Esto hace que sea altamente contaminante, ya que puede tardar siglos en degradarse.

Se estima que cada año terminan en el océano unas ocho millones de toneladas de objetos de ese material y que su producción seguirá en aumento.

Imagen relacionada

Sandra Pascoe Ortiz, profesora de la Universidad del Valle de Atemajac, en Guadalajara, comenzó a investigar la forma de producir un plástico biodegradable a partir del nopal, una planta de la familia de los cactus que representa una fuente renovable y que está presente en grandes cantidades en zonas desérticas de México.

“El proyecto surge de una inquietud ecológica para tratar de suplir, no al 100 por ciento quizás, los plásticos derivados del petróleo, y se propone de cierta manera sustituir los materiales plásticos que tardan muchos años en degradarse”, señaló la ingeniera química y maestra en procesos biotecnológicos.

Resultado de imagen para plastico de nopal

El resultado final, obtenido tras cuatro años de investigación, es un material que a la intemperie puede degradarse en tres meses o en dos semanas si está en contacto con agua. Otra ventaja es que no es tóxico para los animales en el caso de que llegue a los ríos y mares.

La meta es desarrollar y estandarizar esta tecnología para producir de forma masiva este bioplástico que, en un principio, está pensado para fines más sencillos, como es servir como envoltorio de productos, y más adelante, cuando se mejore la resistencia y el volumen, con otro tipo de usos.